logotipo_corporativo

Cómo preparar la piel de la cara, manos y pies para el invierno

Nov 17, 2021 | Trucos de belleza

Con el cambio de las estaciones es imprescindible adaptar la rutina del cuidado facial y corporal para la llegada del nuevo clima. La piel opaca por falta de oxígeno indica que los meses de frío ya llegaron.

El invierno es esa época donde la piel puede volverse seca, sensible, agrietada y deshidratada si no se toman las medidas necesarias para evitarlo.

Otras de las consecuencias del frío es la rojez que causa la dilatación de vasos capilares por choques térmicos y la sequedad permanente en los labios. ¡Pero no tienes nada de qué preocuparte! Nuestra principal tarea en María D’uol es la del cuidado de la piel. Así que, para que el invierno no te pille sin previo aviso, hoy te dejamos algunas de las recomendaciones más importantes para que tu piel luzca deslumbrante durante toda la temporada de frío.

Exfolia tu rostro

Las células muertas que quedan sobre la piel son las enemigas del cutis sano, y cuando se acumulan, es ahí donde aparecen los poros obstruidos. Por ello, para iniciar una correcta rutina facial durante el invierno, el primer paso es elegir un buen exfoliante que te ayude a eliminar las células muertas para despedir la piel seca.

Después de una adecuada exfoliación, tus poros están listos para absorber sin problema los productos humectantes sin barreras que los bloquee.

Hidrata en profundidad

La hidratación es esencial para evitar la sequedad típica del invierno, además de proteger la piel del frío. Por otra parte, para que tu piel se mantenga hidratada, es importante que evites las duchas con agua muy caliente. En cambio, usa agua tibia para evitar que los aceites naturales del cuerpo se pierdan al recibir tanto calor.

Nuestra crema facial hidratante Antigravity es perfecta para combatir la sequedad durante el invierno, además de ayudar a reducir la grasa que se acumula debajo de la barbilla.

Otra zona que debe recibir hidratación es el área de los labios dos veces al día para evitar que sufran por las bajas temperaturas, y minimizar así los daños por grietas y heridas. Utiliza un bálsamo labial que nutra y proteja tus labios del sol durante todo el invierno.

Y, por supuesto, no olvides la importancia de beber agua durante el día para hidratar tu piel desde dentro. También puedes incluir, en tu alimentación diaria, frutas y verduras ricas en agua, antioxidantes y vitaminas que contribuyan a la hidratación y al mantenimiento sano de tu cuerpo.

Utiliza un limpiador facial

Las limpiezas faciales son necesarias todos los días del año por la mañana y por la noche. La piel necesita ser desintoxicada y liberada de todos los residuos de sustancias tóxicas que ensuciar y obstruyen los poros, además de promover la regeneración celular.

Durante el invierno elige un limpiador facial utiliza productos con ingredientes más amables y suaves para la piel. Nuestra espuma limpiadora limpia en profundidad, elimina las impurezas acumuladas sobre el rostro y el exceso de grasa en la piel. Su uso es muy sencillo, solo debes aplicar sobre la piel húmeda, masajear con suaves movimientos circulares y retirar con agua tibia.

Si utilizaste maquillaje, puedes utilizar productos que ayuden de manera eficaz a retirar el producto que queda sobre la piel de los ojos, incluso si usas limpiadores faciales.

Protégete del sol

El sol está presente sin importar la estación o la época del año. En invierno, los rayos UVB pueden hacer daño sobre tu piel al igual que en verano, sobre todo en lugares muy altos o con nieve y hielo, donde se puede reflejar el sol.

La crema solar FPS 50+ en spray María D’uol actúa en tu dermis protegiendo la piel de los daños provocados por la radiaciones UVA y UVB, previniendo así las quemaduras y el envejecimiento prematuro de tu piel.

Protege y cuida tus manos y pies

Las manos, al estar siempre expuestas al clima, no puedes dejarlas en el olvido. Su hidratación es tan importante como la de la cara. Además, con el alcohol en gel y el lavado constante, tienden a resecarse mucho más.

Por lo tanto, te aconsejamos utilizar guantes cuando estés fuera de casa o en lugares abiertos y evitar, sobre todo, exponer las manos al calor para que no sufran cambios drásticos de temperatura.

En María D’uol tenemos nuestra crema de manos que hidrata y suaviza la piel, aumenta la elasticidad y mejora su firmeza.

Por otra parte, los pies pueden sufrir las mismas consecuencias que las manos. Para protegerlos, puedes usar calcetines y calzados que permitan su libre transpiración y que, al mismo tiempo, no permitan la acumulación de humedad. Al igual que las manos, no expongas tus pies directamente a altas temperaturas, como por ejemplo, las estufas.

Nuestra crema especial para pies María D’uol actúa para evitar la deshidratación y las grietas de los pies.

Y tú, ¿cómo te preparas para el invierno?

Diagnóstico personalizado María D’uol

Si necesitas saber cómo es tu piel o qué cuidados necesita, en María D’uol te ofrecemos un diagnóstico gratuito. Porque cada persona es única y cada piel necesita un tratamiento a medida.

Reserva tu cita y una de nuestras expertas en cosmética eficaz se pondrá en contacto contigo en la fecha y hora que solicites para realizar un diagnóstico de tu piel y recomendarte la rutina de tratamiento y productos más adecuados para ti.